Virtualización de servidores sin mediación

Directrices de virtualización compilados en el núcleo

La diferencia más destacada entre los Servidores Privados Virtuales KVM y casi todos los demás tipos de virtualización reside en la propia tecnología de virtualización. Con la ayuda de KVM, ya no se necesita ejecutar otras aplicaciones de virtualización en la máquina anfitriona – en vez de esto, la secuencia de procedimientos de software que se necesitan se están elaborando en el SO del servidor anfitrión. Esta es la forma de reducir al mínimo los recursos que normalmente se reservan para ejecutar programas adicionales dejando al mismo tiempo estos recursos a disposición de las máquinas virtuales. La ausencia de un tal nivel de comunicación entre otras cosas, acelera los tiempos de espera de entrada/salida, haciendo, de manera efectiva, que su VPS funcione mucho más rápido.
Virtualización de servidores sin mediación

Una utilización de los recursos mucho más eficiente

Cuotas del servidor a su entera disposición

Al eliminar la sobrecarga que consiste en tener una capa de virtualización adicional a través del cual se encamina toda la comunicación con el servidor principal, los Servidores Privados Virtuales KVM se pueden beneficiar de un algoritmo de explotar los recursos del servidor considerablemente mejor. Las instrucciones de la virtualización KVM se integran directamente en el núcleo del sistema operacional del host físico, lo que quiere decir que el conjunto de VPS se relaciona con el hardware del servidor sin intermediarios. Este tipo de comunicación redundante reducida se traduce en un mejor desempeño en situaciones reales en comparación con otros sistemas de virtualización.
Una utilización de los recursos mucho más eficiente

Un dominio integral en lo que se refiere al sistema operativo

La libertad ilimitada de implantar el sistema operacional que le guste

Una cosa que puede ser interpretada como limitación de los VPS, frente a los servidores reservados, resulta ser el propio sistema operativo – en la mayoría de los casos usted queda limitado a una selección de SOs que hay en la infraestructura del proveedor. Teniendo a mano un Servidor Privado Virtual KVM, sin embargo, es posible – instalar prácticamente cualquier SO que sea compatible con las especificaciones de su servidor o el hardware del servidor madre. Esto es posible como parte del algoritmo específico de la virtualización KVM. KVM es un instrumento integrado en el SO del servidor, con lo que queda garantizada la comunicación directa de las máquinas virtuales con el servidor físico, sin la necesidad de una capa de comunicación adicional, que forma parte de una gran parte del resto de soluciones de virtualización.
Un dominio integral en lo que se refiere al sistema operativo
  • Centro de Datos de EEUU
  • Centro de Datos de EEUU

    Steadfast, Chicago, IL